Las exigencias más caras de los artistas del Festival de Viña

Luis Miguel se convirtió en el artista más caro en toda la historia del festival, al cobrar US$ 1 millón por la actuación.

Los artistas del Festival de Viña se caracterizan por hacer peticiones raras, y muchas veces muy caras. Este año no fue la excepción, pero si fue el año más costoso de toda la historia del espectáculo.

Según el diario La Segunda, Luis Miguel se convirtió en el artista más caro, al cobrar US$ 1 millón por actuar, le sigue en el ranking Marc Anthony este año, Sting el año pasado y Nelly Furtado del 2008 con US$ 700 mil cada uno. En el quinto lugar recién se ubica Morrissey  y Santana del 2008 con US$ 600 mil.

Luis Miguel, además de ser el cantante más costoso, tiene muchas exigencias como tener reservas en cuatro hoteles. En Viña tiene habitaciones en el Sheraton Miramar y el Enjoy, mientras que en Santiago reservó en el Ritz y otro hotel que no se ha filtrado. Pidió que su camarín estuviera cubierto de telas negras, además de 120 toallas. Además, su show tiene una duración de 80 minutos máximo. No habrá bis.

La mayoría de los artistas viene con staff propio de sonidistas, técnicos, músicos y directores, lo encabeza Luis Miguel con 50 personas. Después Juan Luis Guerra trae a 40 personas, entre ellas 18 músicos. Prince Royce trae a 32 personas, entre ellas 9 chilenos. Luis Fonsi viene con 25 personas y Diego Torres trae a 20 de su staff.

El único que no hizo grandes exigencias es Salvatore Adamo. El legendario artista aún no pide comida especial ni vendrá con mucho staff. Lo que se sabe es que visitará las "picadas de Valparaíso" para disfrutar la comida.

Morrissey es un caso aparte, ya que siempre se ha dicho que su divismo y sus exigencias extravagantes superaban al Festival. Ahora se desmitifica, aclarando que jamás ha pedido un "chofer mudo". El músico tiene fijados 80 minutos de actuación, pero está muy dispuesto a alargar si se lo pide el público. Además, pidió una sala de grabación para ensayar, además de que se alojará en sólo en Santiago. Lo único que puede fallar es que el músico se enoje, ya que es reconocida su poca paciencia con los errores.

A pesar de lo caro y raro que puede parecer, el diario también señala que todo ya se costeó, debido a que los fanáticos agotaron rápidamente las entradas y se espera un lleno total para los días de espectáculo.

LINK: Así será el aterrizaje de los divos del Festival: Dólares y exigencias (vía La Segunda)

powered byDisqus